La importancia de llevar dos fotógrafos a tu boda

¿Uno o dos fotógrafos?

En emocionarte fotografía lo tenemos claro: dos.

Un evento tan importante y con tantos detalles no es para dejar pasar nada. Es evidente que dos ven mejor que uno, por una simple cuestión de cantidad. No obstante, pensamos que la coordinación es también fundamental. Dos fotógrafos que se conozcan, que tengan planteados todos los planos, detalles y sepan moverse de forma conjunta, sin estorbarse, es también básico. De nada sirve un par de fotógrafos que se molestan el uno al otro. Esta unión, ese equipo de dos fotógrafos coordinados se realiza con el trabajo conjunto, la experiencia y una planificación exquisita para no perder los diferentes puntos de vista que te permite ir dos en lugar de uno. Así que ir dos es fundamental, pero sin coordinación entre ellos el trabajo sería nefasto.

Razones para llevar dos fotógrafos a tu boda:

  1. Bueno, la primera es evidente. Se van a realizar más fotos. Diríamos que el doble de fotos.
  2. La perspectiva. Un fotógrafo puede captar un momento. Dos fotógrafos captarán dos momentos si están bien coordinados. Por ejemplo: la espléndida entrada a la iglesia de la novia, el momento del encuentro entre el novio y la novia. Retratar ese mismo instante, justo cuando él ve a ella con su vestido deslumbrante… Eso se hace con dos fotógrafos. Es un instante que dura medio segundo, una mirada que denota alegría, sorpresa, emoción y el fin de una tensa espera al ver llegar a la que se convertirá en su pareja.
  3. Las otras historias. Y es que en tu boda, aunque no te vayas a dar cuenta, también suceden otras historias alrededor. Seréis el centro de atención, sin duda, pero también sucederán momentos emotivos como el abrazo de dos familiares que hace tiempo que no se ven.
  4. Seguridad. Sí, de que todo va a salir bien. En emocionarte fotografía siempre vamos dos fotógrafos a las bodas con dos cámaras cada uno. No nos podemos permitir el lujo de perder una foto. Por eso vamos cada uno con dos cámaras y alguna más de repuesto por si surge algún problema técnico. Como ves, nos tomamos la seguridad muy en serio.
  5. Enfermedad o problemas personales. Los fotógrafos son personas que enferman, sí. Y a veces surgen problemas personales de primera necesidad. Algún caso ha habido que justo antes de una boda el fotógrafo ha tenido una reacción alérgica y tener que ser hospitalizado. ¿Te imaginas que ocurre algo así en tu día especial? Al haber dos fotógrafos este problema está prácticamente salvado.
  6. Dos estilos diferentes. Si los dos fotógrafos están bien coordinados, uno de ellos puede ir arriesgando en tomas más artísticas mientras el otro asegura una foto de un momento especial. Esto, evidentemente, enriquecerá luego tu álbum, pues encontrarás imágenes que realmente te sorprenderán.
  7. Same day slideshow. Cada vez está más de moda la proyección de algunas imágenes durante la cena que se acaban de tomar en la ceremonia. Para eso es imprescindible contar con un segundo fotógrafo. Las imágenes hay que editarlas y preparar el vídeo para su emisión. Aquí, como ves, también dos mejor que uno.
  8. Flash/luz. La fotografía es pintar con luz. No vamos a entrar en detalles técnicos, pero contar con un ayudante que sepa manejar la luz, ya sea con flash o led es fundamental. Así, mientras uno compone la fotografía, el otro está añadiendo luz en el lugar correcto.
  9. Contratiempos. Imagínate que la novia llega tarde a su día especial. Sí, puede pasar. Y de hecho pasa muchas veces. Ahora imagina que el fotógrafo ha cogido un atasco, tiene un accidente… Todo puede pasar. Ante estos imprevistos siempre es mejor ir en dos coches diferentes, como nosotros hacemos. Así nos aseguramos que, al menos, uno llega si surge un imprevisto. Todavía no nos ha pasado, pero… hay que tener las espaldas bien cubiertas.

Texto adaptado de la web wedphotospain.com

Leave A Comment

error: Content is protected !!